Loading...
pasiones de marca el Athletic

El Athletic, pasión por una marca

Hoy Bilbao ha amanecido tomada por los colores rojo y blanco. Y es que claro, hoy se juega el partido Athletic – Manchester United. La verdad es que nosotros no somos futboleros y, desde esta visión más distante, nos llama la atención la pasión que se vive en esta ciudad por su equipo. Creo que pocas aficiones sentirán los colores como se sienten aquí (y no lo digo porque yo sea de Bilbao).

Venía de camino al estudio y veía banderas que cruzaban la calle de lado a lado, gente con camisetas, banderas en los balcones, en los bares, en las tiendas, pastelerías con palmeras rojiblancas, pasteles con la forma de la Gabarra y sus colores. ¡Yo pensaba pero si no es una final!, todo esto me ha llevado a pensar en los valores de la marca Athletic y en sus intangibles. Un equipo con una afición increíblemente fiel. Ha habido épocas más amargas, en las que las victorias no abundaban y aún con sus sinsabores, la afición seguía fiel a su equipo.

El éxito del Athletic para captar y retener a su afición radica principalmente en los valores que le rodean. Lo que le hace diferente de otros equipos es la historia que nos cuenta. Una historia muy atractiva y tremendamente vinculada a las emociones: habla de orígenes, de cantera, de historia, de garra, de identificación con la grada, de vinculación con su entorno geográfico, de orgullo por lo propio. Una filosofía de cantera única en todo el mundo.Es este emocionante relato el que hace que el público sienta los éxitos o fracasos como propios, se emocione con él, le siga a donde haga falta y sienta un especial orgullo cuando viste su camiseta. El Athletic, desde el punto de vista del branding ha conseguido y consigue lo que todos quisiéramos para nuestra marca:

El Athletic es un ejemplo de la relevancia de la vinculación emocional entre el público y la marca.

Tanto hablar de vinculación emocional, ¡yo también me he emocionado! Aupa Athletic!!

Marca Athletic en autobus

Athletic_gabarra_04

Las marcas: conversación vs monólogoDanone y el marketing 3.0