Loading...
la web como herramienta de venta

¿Quieres una web optimizada que sea realmente una herramienta de venta?

Sabes que la red es la fuente de información por excelencia cuando necesitamos comprar o contratar algo. Sabes que es así. Pero no nos engañemos, la mayoría de las webs están muy lejos de cumplir con los objetivos que el usuario espera.

Imagina que yo quiero comprar sillas y que tú las vendes. Voy a Google y busco “comprar sillas para oficina en Bizkaia”. Es un problema que no te encuentre o que te encuentre pero me marche de tu web porque no entiendo que tienes las sillas que yo necesito, ¡cuando sí las tienes! Un gran problema que queda reflejado en tu cuenta de resultados.

Por eso, desde aquí queremos darte algunas claves para hacer de tu web una herramienta comercial.

Define el objetivo de tu sitio web

Parece básico empezar por reflexionar qué función quieres que cumpla tu web, ¿verdad? Pues no siempre se parte de este principio tan básico aunque debería. Una web puede buscar distintos objetivos, define cuál es el tuyo. Tienes que pensar en un par de ellos como mucho, no sirve “los quiero todos” porque así no cumplirás ninguno.

Arquitectura de la información

Éste es el punto en el que se estructura toda la información de la web. Dos máximas para llevarlo a cabo:

Pon en un primer nivel de importancia aquello que quieras que destaque de tu cartera de productos o servicios, no obligues al usuario a hacer más tres click para llegar a lo que realmente le interesa.

Establece con claridad las distintas páginas que conforman tu web y que estas categorías sean coherentes con la información que contienen.

El contenido: tu cliente y google

Contenido profesional para tu cliente

Crea un contenido elaborado y profesional, orientado a tu cliente. Huye del “yo, mi, me, conmigo”, piensa en lo que él realmente demanda. El tono que utilizas cuando escribes, qué información aportas es básico para acercarte a tu potencial cliente. Escribe con claridad y piensa que en pantalla no leemos como en papel así que trata de ser conciso.

Como todos tus soportes de comunicación, el contenido de tu web ha de ser coherente con tu marca. Por ejemplo, no puedes escribir en un tono informal si tu marca no lo es. Lo mismo ocurre con las imágenes que acompañen, deben ser coherentes con tu marca y dotar de una imagen profesional a la web.

Piensa en Google

Cuando creas contenido para tu web, tienes que pensar en tu cliente y en Google. Crea contenido de valor. Trata de utilizar las palabras claves y temas en los que te quieres posicionar, pero escribe de forma natural. No tiene sentido que repitas las mismas palabras para que los motores de búsqueda te encuentren.

Categoriza

Estructura tu contenido para facilitar la lectura, utiliza negritas, titulares. Utiliza también llamadas a la acción, facilita la interacción contigo.

Diseño claro y coherente

Como ocurre con los textos que aparecen en tu web el diseño ha de ser coherente con tu marca. Es fundamental ofrecer un diseño profesional para aportarcredibilidad a lo que vendes. Cuando entras a una tienda física te gusta que te atiendan con profesionalidad, que todo esté limpio, ordenado y que tenga aspecto de un negocio serio. ¿Por qué con las webs a veces nos olvidamos de esto y ofrecemos una imagen verdaderamente dudosa?

Fácil, usable

Diseñar una web que sea de fácil interacción, intuitiva y amigable es básico para que tus visitas se quieran quedar. Sino, como llegan se van sin leer ni atender al producto o servicio que le ofreces. ¿Cómo conseguirlo? Algunos aspectos a tener en cuenta son:

Actualización y mejora continua

Cuando tengas lista tu web no te olvides de ella. Si incluyes una página de productos preocúpate de mantenerlo al día, al igual que tu blog o tu sección de noticias.

Otro aspecto a tener en cuenta desde el punto de vista de mejora son los datos de Google Analytics. Analízalos, si detectas una alta tasa de rebote en una página implementa mejoras para reducirla. Si detectas que un determinado tipo de contenidos genera más visitas tienes una pista importantísima para conocer los intereses de tu público.

Mide, observa, analiza y mejora.

Algunos consejos de SEO

Ahora que tienes esta información puedes analizar tu web y ver si realmente te ayuda en tu negocio. Si crees que no lo es, podemos ayudarte.

Branding ¿estrategia o arte?Formación en branding, Mondragon Unibertsitatea