Loading...
la identidad verbal y el desarrollo de la marca

El tono y el contenido de los mensajes, tus grandes aliados

Hoy vamos a escribir un post para romper una lanza en favor del contenido y el tono de la comunicación. El contenido que publicas en tu web, tus catálogos, tu blog, tu newsletter, tus emails, etc aporta muchísimo valor para construir tu imagen de marca, para lograr que tu público entienda cómo eres, qué vendes y lograr que tu cliente ideal se sienta identificado con tu producto o tu servicio.

En nuestro día a día vemos como muchas empresas no le dan el valor importantísimo que tiene a la hora de configurar la imagen de su compañía. Es considerado un compendio de frases más o menos gramaticalmente correctas, más o menos acertadas y más relacionadas con el gusto personal que con el gran valor estratégico que tiene.
Comprender su valor estratégico es fácil en realidad y todo parte de la personalidad de la marca, como siempre. Hay ejemplos que ayudan a entender perfectamente el valor que aporta utilizar un tono u otro: piensa en dos marcas de ropa, Diesel y Caramelo. Si analizas someramente cualquiera de sus soportes verás como lo que te cuentan, la forma en que te lo hacen, las expresiones, el contenido son muy diferentes. Ambas hablan de moda, de estilo de vida pero nada más echar un vistazo ves a qué publico se dirige una y la otra. Diesel es mucho más joven, más informal, más moderna. Caramelo se dirige a un público más clásico, más asentado. Y todas estas sensaciones no se consiguen sólo a través de sus fotografías y colores, que también, sino con sus mensajes y la forma de decirlo.

Para saber qué tipo de contenido has de publicar y en qué tono has de escribirlo (serio, técnico, formal, informal, ameno, cercano …), primero piensa qué personalidad tiene tu marca y a qué público te diriges.

Si eres una empresa que vende dispositivos electrónicos a profesionales y que se destaca por una buena relación con sus clientes publicará contenidos relacionados con el ámbito profesional, consejos sobre el uso de sus productos o de otros del sector, análisis sobre el mercado de esos productos, todo ello en tono técnico pero cercano y donde el cliente sienta que la empresa está ahí y le ayuda.

En definitiva, lo verdaderamente importante del contenido de tus soportes no es si suena bonito o feo. Lo importante es que sea coherente con tu estrategia, tu imagen y tu público. Así te ayudará a posicionarte donde realmente quieres estar y a que tu público ideal acuda a ti.

El diseño y su valor estratégicoPYMES, comunicación y coherencia